Cristóbal Anwandter

Cristóbal Anwandter nació en Santiago de Chile en 1980.
Desde niño tuvo afinidad con las artes lo que lo llevó en 1998 a comenzar sus estudios formales, vinculándose con diversos pintores del área figurativa-académica con la intención de alcanzar una formación completa e integradora, complementándola con cursos de figura humana avanzada y filosofía.

En el 2001 viaja a Ciudad de México donde intercambia experiencias con pintores mexicanos, compartiendo inquietudes en torno al arte figurativo latinoamericano y exponiendo finalmente en una muestra binacional.

Exposiciones Colectivas Seleccionadas

2002: “ De punta a punta: Chile – México ” Galería José Clemente Orozco de la ENP, UNAM, Ciudad de México, México.
2002: “Colectiva de Becados ” Fundación Amigos del Arte, Santiago de Chile.
2004: “Arte y Ciudad” Galería Cecilia Palma, Santiago de Chile.
2005: “Figura Humana” Galería A.M.S. Marlborough, Santiago de Chile.
2007: "En Torno a la Figura" Galería A.M.S. Marlborough, Santiago de Chile.
2007: "Falsifiquémonos" Galería Trece, Santiago de Chile.
2008: "Exposición Nokia" Galería Artium, Santiago de Chile.
2009: ARTEBA Buenos Aires, Argentina.
2009: CHACO Santiago de Chile.
2010: "En torno al collage" Galería A.M.S Marlborough, Santiago de Chile

Exposiciones Individuales

2004: “A propósito de la pintura” Galería A.M.S. Marlborough, Santiago de Chile.
2006: “Pintura” Galería A.M.S. Marlborough, Santiago de Chile.

Distinciones

2001: Primer Lugar Concurso de pintura “Re Crea Arte” Fundación Amigos del Arte, Santiago de Chile.
2002: Es ganador de la Beca de la Fundación Amigos del Arte, Santiago de Chile.

La obra de Anwandter transita por la figuración contemporánea y desde ahí nos propone su subjetiva visión y ejecución de la pintura y la figura humana en este caso.
Síntesis, definición, pulcritud y osadía son elementos que interactúan en una suerte de contrapunto en su pintura. De ahí la contemporaneidad en la fusión de elementos propios y herederos de las variadas escuelas en las que han habitado las figuraciones.
La figura humana y la forma de pintar son tan protagonistas como dependientes entre sí, entrecruzandose en un ir y venir con acentos y silencios.
Figura, sujeto, en una búsqueda ontológica sin preguntas ni respuestas. Sólo propuestas que nacen de su propia percepción de la vida; de vivir
Sujetos situados en espacios atemporales con la intención de no distraernos con anécdotas para plantearnos distintos escenarios emocionales.
Una pintura que no puede dejar indiferente porque permite un diálogo, que no requiere de escenas elaboradas o descriptivas.
Distintos géneros y etapas de la vida en estados suspendidos, simplemente estando. ¿No es acaso la figura humana el elemento dónde nos reconocemos por excelencia, el vocabulario universal?
El ser humano está allí en sus vivencias y sentires, y enfrenta a otro quien se reconoce desde su propia realidad.
La pintura se hace notar entre gestos y texturas destacándose distintos trazos: desde la brocha hasta el pincel más pequeño, interactuando con el gesto de la espátula, chorreados y manchas más incontrolables.
Veladuras y pintura directa van creando sensaciones que sensualmente dejan notar juegos cromáticos entre cálidos y fríos.
Las diferentes maneras de aproximarse al cuadro hablan de una búsqueda plástica, de un interés netamente pictórico, validando la pintura y realzando las infinitas formas de sensibilizar con y a través de ella.

Alfonso Peró.