FRANCIS BACON
OBRA GRAFICA
6 March 2004

A partir del 6 de Marzo y luego de ocho a±os de realizada la muestra anterior, en Galería A.M.S. Marlborough se exhibirá la obra gráfica del afamado artista, Francis Bacon. La muestra consta de 24 obras de diferentes formatos.

Reconocido mundialmente como el artista britßnico mßs destacado del Siglo XX, Bacon, hijo de padres irlandeses, nace el 28 de Octubre de 1909 en Dublφn y es el segundo hijo de cinco hermanos. Al estallar la guerra en 1914 su familia se traslada a Londres y a partir de entonces van y vienen entre Inglaterra e Irlanda sin tener un domicilio fijo. En 1927 viaja a París donde asiste a una exposición de Picasso, la que le impresiona enormemente y le impulsa a hacer dibujos y acuarelas en forma autodidacta. Luego de ser rechazado por los surrealistas se aleja de la pintura y s≤lo la vuelve a retomar en 1944.

Lo que verdaderamente definió su temßtica fue su destinaci≤n al Servicio de Salvamento de Londres durante la Segunda Guerra Mundial donde se dedicó a rescatar cuerpos mutilados entre los escombros de los edificios destruφdos. Heridos y cadáveres quedaron grabados eternamente en su memoria. Asimismo, su manera de hacer alarde de su homosexualidad utilizando a sus amigos y amantes como modelos. A ellos les borra las caras, los desfigura y les cuelga sombras. Lo que a él le interesaba era que sus pinturas impactaran en forma instantánea: Cualquier cosa en el arte parece cruel, pero la realidad es cruel, decφa. Es por eso que temφa que su pintura se convirtiera en ilustraci≤n. Aseguraba que no sabφa pintar una sonrisa y que le habrφa gustado saber pintar una ola. En sus obras utiliza como escenario habitaciones de hotel, clubes de juegos clandestinos, prostφbulos, bares y como objetos espejos, lavabos, camas y retretes. Según él, en lugares así vive y muere la gente: se relaciona, se aburre, duerme con la boca abierta y habla en sueños. Se asocian sus habitaciones a las celdas de las perversidades carcelarias de este siglo.

Bacon amaba los tratados de Anatomía, los libros con fotos de animales salvajes o de operaciones quir·rgicas y poblaba sus cuadros de bocas abiertas, caras sin ojos y figuras atroces desfiguradas y desgarradas por gritos. Estas figuras parecen aisladas del tiempo presente y del mundo exterior pero son emblemas de este tiempo y de este mundo. Bacon no es un sádico sino un testigo del tiempo que le tocó vivir. En sus últimos años trató de volverse mßs lac≤nico y retratar el tedio y no la furia, los cuerpos solos y quietos y no acoplados o desfigurados.

Francis Bacon muere en 1992 postrado en una cama de un frφo cuarto de hospital en Madrid.

La exposición permanecerá abierta al pública hasta fines del mes de Marzo.