HENRI MATISSE
Sin Titulo
10 October 1998 - 6 November 1998

Desde el 10 de Octubre hasta el 6 de Noviembre se abrirá al público, en la Galería A.M.S. Marlborough, una exposición de obras del último de los post-impresionistas, el gran artista francés, Henri Matisse. La muestra consta de 48 obras originales, de las cuales 8 son dibujos creados entre 1944 y 1951, y 40 son aguafuertes, grabados en madera y litografías realizadas entre 1906 y 1946.

La historia del arte contemporáneo lo vincula sistemáticamente al fauvismo, uno de los movimientos que animaron la escena artística francesa antes de la aparición del cubismo. Se dice que Matisse, junto a Picasso, es la figura decisiva de la pintura del Siglo XX. Su principal legado es el de haber definido un territorio específicamente pictórico para la modernidad.

Su formación artística está presidida por tres influencias fundamentales: la de Cézanne, la de Gauguin y la de Van Gogh; primer ejemplo en la pintura moderna en el que el color se libera del tono local del motivo.

La arbitrariedad del color fue, en efecto, la bandera de los fauves. Ninguno, sin embargo, como Matisse, ahondó en este concepto con tanto rigor, persiguió desde el principio construir con el color un orden propio del cuadro distinto del orden de la naturaleza.

Preocupado por pintar la alegría de la vida, la danza es uno de los temas siempre presentes en la obra de Matisse. El elemento humano, sino excluido del todo, es en ella muy reducido, moderado. La intención de Matisse es, esencialmente, la de recrear la idea de inmensidad dentro de un espacio limitado.

Casi desde el principio de su carrera, Matisse mostró una singular preferencia por la ventana como motivo pictórico. A través de ventanas, balcones o puertas, juega con distintas luces y muestra el espacio en profundidad.